Antes de lanzar los procesadores Coffe Lake, Intel ya sabia de la existencia de las vulnerabilidades Spectre y Metdown


Intel, en el momento del lanzamiento de los procesadores Coffee Lake, ya sabría la existencia de las vulnerabilidades Spectre y Meltdown, de las cuales habría sido informada meses antes.

Meltdown y Spectre, las dos graves vulnerabilidades en todos los procesadores del mercado, da igual la compañía, están llevando de cabeza, sobre todo a Intel. Parece ser que Intel, además, cuando lanzo al mercado los procesadores Coffee Lake, el pasado 5 de octubre, ya era consciente de que estos procesadores de la octava generación, sufrían de esta vulnerabilidad. Project Zero de Google ya tenía el informe de las vulnerabilidades Spectre en sus variantes CVE-2017-5753 y CVE-2017-5715 y Meltdown CVE-2017-5754, las cuales habrían sido descubiertas a mediados del pasado año y puesto en conocimiento de los fabricantes de hardware, bajo embargo.

Esta información, por tanto, llego a menos de Intel y la competencia antes del lanzamiento de Coffee Lake, pero posiblemente tarde, porque ya estarían los procesadores en proceso de fabricación en serie. Básicamente esta vulnerabilidad se da en la arquitectura Skylake, que sirve como base para los Kaby Lake y Coffee Lake, por lo que procesadores de generaciones anteriores estarían exentos de esta vulnerabilidad. Son muchos los usuarios estos días, que nos han hecho llegar que los procesadores de arquitectura Haswell no presentan la vulnerabilidad con el software que ha liberado la compañía.

Uno de los investigadores, alega que la compañía, al ser consciente, tendría responsabilidad, al conocer esta información cuando lanzo los procesadores de octava generación y eso podría plantear una demanda colectiva contra la compañía por poner en el mercado hardware vulnerable. Aún hay más, ya que las arquitecturas Skylake y posteriores, no solo necesitarían un parche de kernel del sistema operativo, también requerirían actualizaciones de microcódigo para solventar esta vulnerabilidad.

Ayer publicamos que TechSpot no había detectado diferencias en el rendimiento con el parche para Windows 10, pero la necesidad de un microcódigo específico para solucionar el problema, sí que provocaría una pérdida de rendimiento, a pesar de las afirmaciones de los principales clientes de la compañía de procesadores, quienes no tenían prevista una afección en el rendimiento. Además, el CEO de Intel, Brian Krzanich, se podía enfrentar a demandas de los inversores y sanciones de la SEC al vender acciones por valor de 22 millones de dólares antes de que se conociera esta vulnerabilidad, gracias a que tendría información privilegiada. Parece que los astros se alinean a favor de AMD, nuevamente.

Vía |hardwaresfera

log in

reset password

Back to
log in