Los pagos móviles biométricos crecen como la espuma y se multiplicarán por tres en 2017


Los pagos móviles biométricos crecen como la espuma y acariciará los 2.000 millones durante este año, triplicando las cifras del pasado 2016, tal y como se desprende de un análisis reciente elaborado por Juniper Research.

Los pagos móviles se han triplicado recientemente en Europa, muestra de la buena salud de esta modalidad de transacción. Y dentro de esta tendencia, también crece a nivel mundial aquellos que se inclinan por efectuar el pago desde la alternativa biométrica, o lo que es lo mismo, mediante una tecnología de identificación basada en el reconocimiento de una característica física e intransferible de los usuarios -desde la huella digital al reconocimiento facial o el escáner de iris-. La comodidad y la seguridad son los rasgos fundamentales de la autenticación biométrica.

El informe Mobile Payment Security: Biometric Authentication & Tokenisation 2017-2021, elaborado por Juniper Research, pone de relevo el notable incremento de pagos móviles biométricos, que frente a los 600 millones de 2016 rozarán los 2.000 millones en este 2017.

El gran catalizador para el crecimiento inicial de los pagos con autenticación biométrica ha sido Apple Pay, aunque también lo han fomentado otras alternativas de la competencia como Android Pay o Samsung Pay. Otro de los factores de impulso ha sido el aumento de sensores de huellas dactilares disponibles en el mercado.

Según las estadísticas estimadas por Juniper, cerca del 60% de los terminales inteligentes de gama media y alta se comercializarán este año con esta clase de sensores. Además, otra tendencia clave será la potente adopción en la India de las huellas de autenticación que permiten a los comerciantes verificar el ID de un cliente mediante la huella digital o el escaneo de su iris, ya que la información biométrica se vincula a una cuenta bancaria.

Uno de los principales líderes incipientes se trata de Mastercard, gracias a su función Identity Check Mobile -conocida como “selfie pay” de forma informal-, una tecnología que permite que los usuarios puedan escanear sus huellas dactilares y hacerse selfies -orientados al escáner de iris- para corroborar su identidad a la hora de efectuar un pago o transacción.

Autores del estudio como Windsor Holden hacen hincapié en la importancia de hallar el equilibrio entre la seguridad del mecanismo y la comodidad de los clientes que realizan pagos móviles. El responsable ha señalado que lo habitual es que, cuanto más segura sea una solución, más tiempo dure el proceso de autenticación. 

“Es esencial ofrecer una gama de opciones de verificación que permitan a los clientes determinar qué nivel de seguridad se requiere para una autenticación determinada”, señalaba Holden en relación al futuro de los pagos biométricos.

Vía | ticbeat

log in

reset password

Back to
log in